Terapias

  • Imprimir

Nuestro cuerpo expresa lo que pensamos y sentimos. La ansiedad, el miedo, la duda o el sufrimiento nos anulan y nos cambian la visión de la realidad. Si nuestras emociones están alteradas nos hacen perder el control de la mente, nuestro cuerpo se debilita y enfermamos. 

La acupuntura, la homeopatia y el Chi Kung son herramientas que nos ayudan a reforzar el organismo, a relajarnos, a desbloquearnos de las resistencias y a enfrentarnos a nosotros mismos para saber qué camino tomar, y poco a poco descubrir qué nos quiere decir el cuerpo. Escuchar y observar nuestras reacciones ante las experiencias nos permiten descubrir y entender por qué nos comportamos de una manera determinada. Sólo así lograremos recuperar el control de la mente y armonizar nuestro interior.

La salud se consigue con el día a día. Nuestro cuerpo nos tiene que durar toda la vida, por lo que hay que cuidarlo, mimarlo, aceptarlo y amarlo. La enfermedad es una oportunidad para aprender de nosotros mismos y un camino muy interesante. Los seres humanos tenemos un gran potencial y vale la pena descubrirlo.

La meditación es fundamental, y a pesar de que existen técnicas para serenar la mente y encontrar el silencio interior, la voluntad y el esfuerzo personal son los ingredientes básicos para alcanzar el bienestar físico y mental.